Si quieres mentes creativas dales tiempo suficiente para jugar

Léele un cuento diario a tu hijo

lee un cuento

Los siguientes consejos te ofrecen maneras divertidas para ayudar a que tus pequeños se conviertan en lectores seguros y contentos. Intenta diferentes consejos cada semana y mira cuales te funcionan mejor.

Lean juntos todos los días

Lee con tu hijo todos los días. Haz que este tiempo esté lleno de amor y cariño donde puedan abrazarse. Una hora ideal podría ser antes  que se vaya a dormir.

Ponle nombres a todo

Incrementa el vocabulario de tu niño al hablar de palabras y objetos interesantes. Por ejemplo: “¡Mira ese avión! Esas son las alas del avión. ¿Por qué crees que se llaman alas?”

Dile cuánto disfrutas leer

Dile a tu pequeño lo mucho que disfrutas leer con él o con ella. Haz de “la hora cuenta cuentos”  la  favorita de su día.

Lee con una voz amena

Léele a tu hijo con expresión y humor. Usa diferentes voces al leer. ¡Hazlo más divertido! Créeme esa es la clave del éxito para hacer que tu pequeños se enganchen con la lectura.

Debes saber cuándo parar

Guarda el libro por un tiempo si ves que tu hijo pierde el interés o si le cuesta trabajo poner atención.

Sea interactivo

Discuta lo que está pasando en el libro, señale cosas que suceden en la página y haga preguntas al respecto.

Lee una y otra vez

¡Adelante, léele a su hijo su cuento favorito 100 veces!

También habla sobre la escritura

Explícale a tu niño cómo leemos de izquierda a derecha y porqué las palabras se separan por espacios.

Señala cosas escritas a su alrededor

Habla acerca de las palabras escritas que haya en su entorno. Pídele a tu hijo que encuentre palabras diferentes en cada paseo o salida que hagan.

Lleve a tu hijo a que lo evalúen

Asegúrate de evaluar a tu niño lo antes posible por su pediatra si tiene dudas acerca de su desarrollo del lenguaje, oído o vista.